Libro: Crear cultura.

By | Recomendados | No Comments

Crear cultura: Recuperar nuestra vocación creativa. Andy Crouch, Editorial Sal Terrae, Cantabria, 2010.

Publicado originalmente en inglés bajo el título Culture Making, Intervarsity Press, 2008.

Comentado por Marijo Hooft. Valoración: 4,5 estrellas.

Este libro es un manifiesto a favor de los cristianos interviniendo en la cultura. Luego de definir y explicar la noción de la cultura desde los ejemplos más prácticos y cotidianos (como ser, cultura viene de “cultivar”, refiriéndose al trabajo consciente que lleva –valga la redundancia– cultivar la cultura y los bienes culturales), Crouch se zambulle en lo que a mi criterio es la parte más sabrosa del libro: las 5 C de la cultura.

La iglesia de Cristo, tradicionalmente ha asumido uno de cuatro roles:

Condenar: Juzgar todo producto cultural como pecaminoso, de los cuales el cristiano debe alejarse para no ser contaminado, por lo cual no puede influenciarlos.

Criticar: Cual críticos expertos, analizamos todos los mensajes de libros, películas, música, para demostrar lo inadecuados que son; pero la crítica rara vez cambia la cultura.

Copiar: Cuando limitamos nuestra creatividad a imitar los formatos de moda pero reemplazando el contenido por uno más santo. El problema es que cuando copiamos dentro de nuestros lugares privados, no afectamos la cultura exterior.

Consumir: Si consumimos cultura de manera indiscriminada y sin ser selectivos, no solo nos afecta a nosotros, sino que como consumidores pasivos tampoco podemos inducir a un cambio cultural.

Por lo que concluye que la única forma de afectar con los valores cristianos la cultura, es ¡Creándola!

Crear cultura: Implica cultivar con paciencia, con esfuerzo, con dedicación (es decir, estudiando, ensayando, aprendiendo, estando, conociendo) hasta lograr un dominio del campo de especialidad que nos permita empezar a crear con la ayuda del Dios Creador que nos inspira.

 

Una frase que me gustó: “Toda creación cultural requiere una opción, consciente o inconsciente, por ocupar nuestro lugar en una tradición cultural. No podemos hacer cultura sin cultura. Y esto significa que la creación comienza con el cultivo, el cuidado de las cosas buenas que la cultura nos ha transmitido (…). Antes de poder ser creadores de cultura, debemos ser custodios de la misma” (p. 86).

 

ANDY CROUCH: Es director editorial de Christian Vision Project en la revista “Christianity Today”, en donde también es columnista asiduo. También se desempeñó como productor ejecutivo en los documentales “Where Faith and Culture Meet” y “Round Trip”. Trabajó por diez años en el ministerio universitario con InterVarsity Christian Fellowship en la universidad de Harvard. Es coautor del libro The Church in Emerging Culture, junto a autores de la talla de Brian McLaren y Erwin McManus.Vive en Pennsylvania.

 

En busca de la cultura perdida

By | Editorial, Fe y Cultura | No Comments

Somos hijos de una época. No podemos escaparnos de la influencia histórica en la que nacemos y de la que somos herederos. Esto afecta nuestra manera de pensar y de entender el mundo que nos rodea, es decir nuestra cosmovisión. Mucho de ello es transmitido por la literatura que forma el pensamiento de esa época y por la música que acompaña la expresión del mismo. El cine también es un poderoso factor de formación de la conciencia de una generación. Recibimos valores éticos y morales. Recibimos tradiciones y costumbres. La cultura es sin lugar a dudas el elemento que atraviesa e influencia todo el entramado de la sociedad. Somos formados por la cultura, pero a la vez también somos llamados a transformarla con una proyección de futuro. Y en eso consiste el resultado de la proclamación del mensaje del Evangelio. Jesús debe ser relevante y trascendente en la cultura de hoy.

De acuerdo a Ken Myers, cultura “es lo que hacemos del mundo.” Sería el nombre dado a nuestro esfuerzo humano para tomar el mundo como nos es dado y hacer algo más de él. Entonces crear cultura es agregar algo inexistente sobre lo que ya existe. Darle sentido a un propósito, suplir una necesidad, lograr un avance.

El crítico literario Terry Ecleton observa que la palabra cultura es considerada la segunda palabra más compleja del idioma, después del término “naturaleza”. Se dice que hay más de 5.000 definiciones de la misma.

Nuestros ancestros fueron artistas, lo vemos en las cavernas y cuevas con pinturas rupestres de miles de años. Parece que el arte fue la primera de las profesiones humanas. También juguetes, tumbas, vasijas, flechas, vestimentas, instrumentos de adoración. Sin embargo, la cultura cambia, evoluciona, y lo hace de forma acumulativa. Nuestros productos culturales se transforman en parte del mundo que la futura generación tendrá que continuar construyendo. De esta manera, la cultura va definiendo los límites de lo posible. Transforma en posibles cosas que antes eran imposibles y viceversa. En esto, el avance de la tecnología y la información es fundamental. Solo pensar en la idea de la conexión satelital o por Internet, o la trascendencia cultural de las actuales redes sociales, hubiera sido imposible hace tan solo 30 o 40 años atrás. Pocos podían imaginar un vuelo de avión hace algo más de un siglo atrás. Tenemos miles de años acumulando cultura humana. Vivimos en el mundo que la cultura ha construido.

La cultura está relacionada con el arte y la música, con la moda y las tendencias, con la identidad étnica de un pueblo (costumbres, símbolos y creencias) o con las ideas y valores éticos de la sociedad traducidos en leyes e instituciones políticas.

En oportunidades pensamos en la cultura como en un conjunto de ideas, sin embargo, en realidad es primeramente un conjunto de cosas. Entonces, para cumplir nuestra misión transformadora de la cultura y de la historia, o mejor dicho, con nuestra “responsabilidad cultural” como cristianos, en palabras del holandés Abraham Kuyper, debemos pensar no sólo en el consumo o en la crítica de la cultura, sino en la creación de la misma. No sólo entenderla o interpretarla sino crearla.

Ahora bien, ¿Cómo podemos crear cultura desde una posición de abstracción de la misma? Es decir, desde afuera. ¿Podemos modificar una cultura sin ser en alguna forma partícipes de la misma? ¿Podemos condenar una cultura determinada y a la vez imponer otra que consideramos superior? Lo que es más: ¿existe tal cosa como una “cultura de Dios” y una “cultura del diablo”? ¿No será más bien que hemos abandonado la cultura a su propia suerte?

Hoy tenemos que decir con dolor que, en general como cristianos de la época presente, hemos abandonado hace tiempo la idea de producir cultura. Solo la consumimos con resignación y luego la criticamos. Pero no estamos a la vanguardia de la creación de la misma. Y eso nos pone en una situación desventajosa a la hora de proyectar una idea de cambio social con el mensaje de la cruz. Pintar cuadros, escribir libros, crear blogs, componer canciones, desarrollar productos innovadores, realizar películas, idear programas, proponer proyectos sociales. Es la hora de brillar con la luz del Evangelio.

Hoy más que nunca somos responsables de intervenir la cultura. El Espíritu creativo que proviene del Creador del universo, vive en nosotros. Sólo debemos atrevernos a darle lugar en nuestras vidas y a ser guiados por El. La cultura puede y debe ser influenciada por los hijos de Dios. Valores cristianos: fe, amor, humildad, gracia, verdad, justicia. Estandartes que han cambiado la historia de la civilización humana hoy están desapareciendo, mientras se dice que “evoluciona” la cultura (¿o mejor dicho “involuciona”?). Respetando nuestra herencia histórica, podemos proyectar un futuro mejor para esta generación. Jesucristo está vivo hoy. A través de quienes experimentan esta vivencia, quiere manifestarse y trascender culturalmente en la actualidad. No perdamos la oportunidad, ¡salgamos en busca de la cultura perdida!

Pr. Christian Hooft

Llegar Alto